Consejos,Ideas

La importancia de contratar a profesionales del interiorismo

¿Interioristas profesionales o aficionados?

El profesional que conocemos como interiorista, es esa persona cuyo trabajo es el diseño de interiores o arquitectura de interiores. El interiorismo es el arte de crear, modificar o adecuar esos espacios que queremos transformar para crear ambientes en los que vamos a pasar muchas horas de nuestra vida durante largos períodos de tiempo, como nuestros hogares o espacios de trabajo.

En los últimos años se ha creado un concepto del interiorismo que ha resultado ser erróneo, ya que la persona que se dedica a este oficio debe ser alguien que se ha formado específicamente para ello. Hay quienes piensan que para ejercer el interiorismo basta con el requisito de tener buen gusto a la hora de decorar y de elegir mobiliario, pero están equivocados.

Debido al auge de las redes sociales en los últimos tiempos, muchas personas se han visto atraídas por imágenes de espacios que comparten ciertos perfiles de influencers en sus perfiles y terminan por contratar sus servicios para poner en marcha proyectos de interiorismo. No hay que olvidar que estos perfiles son personas con buen gusto y aficionados en su gran mayoría, por lo que no estarán preparados a la hora de hacer frente a las complicaciones y retos que surgen en este oficio a lo largo de una reforma.

Un profesional del interiorismo ha de estar muy bien preparado y deberá tener conocimientos avanzados de arte, cultura, consumo, materiales y por supuesto tecnología. Además, el interiorista contará con herramientas específicas y necesarias para hacer su trabajo de manera correcta. Una persona aficionada no dispondrá de estos conocimientos y herramientas y por lo tanto, no estará capacitada para hacer frente a las dificultades y problemas que puedan surgir durante el desarrollo del proyecto.

La función del profesional del interiorismo

Los interioristas son las personas encargadas de escuchar al cliente, percibir lo que quiere conseguir para entonces comenzar con el diseño y después planificar su ejecución.

Su obligación será estar presente durante la reforma del lugar. En interiorista se encargará de dirigir y coordinar a los responsables de la reforma para que el resultado sea el esperado. Esta es otra razón muy importante por la que contratar a un profesional, ya que una persona aficionada no tendrá conocimientos suficientes para encabezar a la empresa responsable de la reforma.

En cuanto a la empresa de reforma, los estudios de interiorismo pueden ofrecer la reforma o parte de ella pero no tienen el personal que la debe ejecutar, por lo que subcontratará el servicio (es lo que se hace en la mayoría de los casos) o trabajará con la empresa que haya elegido el cliente. La parte creativa y de diseño pertenece al interiorismo, mientras que la de la obra es competencia de una empresa de reformas. Ambos deben trabajar en sintonía y hablar el mismo lenguaje para ofrecer al cliente unos resultados excelentes ¿Entiendes ahora un poco mejor la razón por la que debes escoger a un profesional del interiorismo frente a un aficionado con buen gusto?

También puede gustarte...