Noticias generales

¿Por qué a los niños les gustan tanto los disfraces?

Aunque no lo creas, les ayuda a ponerse en el lugar de otros. ¿Quieres saber más al respecto? Lee a continuación

Los disfraces son elementos que acompañan a los seres humanos desde hace muchos años. Se trata de una práctica llevada a cabo en las artes escénicas, en las fiestas y en ciertas celebraciones como los carnavales y el Halloween.

A casi todo el mudno le gusta disfrazarse, interpretar a alguien diferente a sí mismo y disfrutarse esos papeles. En cierto modo, es un modo de exteriorizar y vencer ciertos temores.

De niños, cuando teníamos algún personaje que nos gustaba mucho o que nos resultaba agradable, solíamos querer ponernos un disfraz de él y sentirnos poderosos. Así mismo, aunque no tan conscientemente, cuando le teníamos miedo a algo y nos disfrazaban de ello, el asunto era más llevadero e incluso nos resultaba divertido.

No queda duda entonces que, disfrazarnos tiene una importancia significativa en la manera en la que enfrentamos ciertas situaciones y además, en  otros aspectos de nuestra vida. Por ejemplo, podría ser que, cuando una persona o niño escoge entre disfraces mimo, algo en el aspecto psicológico esté señalando algo en su forma de ser; es decir, un mimo no habla, así que, es posible que su personalidad sea más introvertida o reservada.

¿Qué otras cosas señalan que un niño disfrute de disfrazarse?

  • – Tienen un importante desarrollo del pensamiento simbólico que, pese a que se comienza a formar a partir de los 2 años, a través de la representación de algún personaje, crece de forma importante y les ayuda a entender el mundo a su alrededor.
  • Su creatividad suele ser mucho más eficaz. Una idea los conduce a otra y así sucesivamente.
  • – Sin lugar a dudas, el disfrazarse habla de una amplia capacidad de observar e imitar que, a la larga, repercute en la atención y en la obtención de conocimiento velozmente.
  • – De cierto modo, estos niños son capaces de proyectarse en su vida adulta de forma más sencilla, así escoja un disfraz de pirata.

Ahora bien, puede suceder que hay niños que les gusta disfrazarse y hay que permitirles que luzcan los trajes que ellos hayan escogido. Sin embargo, si tu niño no quiere usarlo, tampoco puedes obligarle.

La decisión de vestirse diferente es entéramente suya y créenos, si le obligas, te arrepentirás tarde o temprano de ello.

¿Qué opinas de esto?

También puede gustarte...